SEXO VIRTUAL ¿LA IMAGINACIÓN AL PLACER?

Entre las paradojas que nos presenta el virus COVID-19, está la que una vez más enfrenta la Educación Sexual. El mismo Gobierno que elude su enseñanza, ahora nos propone el “sexo virtual” como una alternativa para afrontar la pandemia. Hecho que me recuerda cuando ante la expansión del SIDA, desde el Estado se dieron cuenta que algo había que hacer con el tema y la educación. Entonces la consigna fue: hablemos de sexo pero poquito, “usen preservativos” y no mucho más. Ahora, esta novedosa “propuesta gubernamental” me genera algunas preguntas que desearía las respondiera alguien que sepa de verdad y no algún gurú oficialista de turno; he optado nuevamente por platicar con la apreciada Licenciada Isabel Boschi, quien generosamente accedió al diálogo. Sin duda que durante la charla develaremos muchos interrogantes e incertidumbres que despiertan estos temas. Le expongo algunas de ellas.

Estimada Isabel:

1)  Si desde el Gobierno se promueve el sexo virtual, ¿no será su obligación explicar claramente de qué se trata sin eufemismos, supuestos y tapujos? Estoy seguro que hay cientos de miles de argentinos que no tienen la menor idea de qué se está hablando y, aún más grave, que no tienen acceso a una computadora o a un celular actualizado y menos a una red social. ¿El estado hará docencia en este caso?

Que el infectólogo Barletta recomiende prácticas sexuales para prevenir contagios en la pandemia COVID-19 pone en evidencia la carencia actual de información de la población sobre sexo seguro. Tema que conoceríamos si se hubiera desarrollado el programa de Educación Sexual Integral, bloqueado por los gobiernos de turno, y que es una ley obligatoria desde 2006 en Argentina en todos los niveles educativos, en instituciones laicas o confesionales. ¡Alegría! La pandemia hizo hablar a un funcionario público sobre prevención sexual. Lo que la ausencia de aplicación de la ley no pudo lograr, lo logró COVID-19. El sexo virtual cayó mal entre los familiares de personas a las que deben bloquear el consumo de pornografía, por haber llegado a la adicción con esta práctica sexual, que es la única a la que pueden acceder. Sus familiares temen  que les dé vía libre para el delito sexual: consumir compulsivamente, traficar material pornográfico.  El Dr. Barletta es médico y no sexólogo educativo: prescribe una acción adecuada prescindiendo del aspecto vincular, sin ajustar a quién le llegará el mensaje. Debería aclarar que con una pareja virtual, interesa siempre la aceptación consensuada, controlada, de quienes participan en la situación sexual. Si va dirigido a menores o a mayores de edad, ya que niños y adolescentes usan estos programas para sociabilizar, deben hacerlo sin riesgo.

2)  ¿Hasta qué punto los usuarios de la tecnología  pondrán en riesgo su intimidad, dada la permeabilidad de los sistemas informáticos?

El sexo virtual debe garantizar a quién y cómo se envían las imágenes del cuerpo (Sexting). Las fotos no deben mostrar el rostro ni tatuajes u otras señales identificadoras, y hay que tomar recaudos técnicos para que el material visual no sea manipulado por los hackers.

3)  ¿En estas circunstancias cuasi apocalípticas es oportuno que el Estado genere un debate de este tipo?

Celebremos que los datos de Barletta no se transformen sólo en información provisoria sino en educación sexual, con campañas sostenidas por el Estado para  esclarecer la bioseguridad. Exijamos que, culminado el peligro máximo de contagio, continúe la educación para poner en práctica sanos hábitos sexuales: si emplean juguetes sexuales, exagerar su higiene antes y después del sexo; higiene de las manos antes y después de la masturbación.

4)  ¿Ésta será una táctica de distracción para que la gente no entre en pánico por el virus?  De ser así, no creo que sea lo correcto, pero tendría un sentido social.

  El pánico, el miedo, la fobia son producto del enfrentamiento a un peligro desconocido. Cada persona puede reaccionar de forma diferente ante un peligro. Las técnicas cognitivas conductuales pueden aliviar estas vivencias desagradables, 1) brindando información verificada, y 2) promoviendo conductas para que la persona afectada sienta que puede conducirse con menos riesgos.

5)  ¿Cuándo decimos que algo es “virtual” de qué hablamos?

“Virtual” es algo que tiene existencia aparente y no real. (Diccionario Sopena). El cine, una fotografía, las artes plásticas, la imagen del celular o de la PC tienen existencia virtual. El contacto directo con otra persona es presencial o “proximal”. Lo virtual es “distal”, a la distancia. Pueden mediar metros, kilómetros, continentes entre dos miembros de una pareja. Su imagen es virtual.

6)  ¿El juego erótico de imágenes y palabras de una pareja a través de medios tecnológicos es también sexo virtual?

Sí, lo es. También lo es la masturbación cuando quienes participan se muestran masturbándose a cada lado de la cámara.  A quienes participan los excita ver a la otra persona autoestimulándose y los incentiva para llegar al orgasmo. Lo que el sexo virtual promueve es que también en la masturbación (o autoestimulación: cada cual se toca a sí mismo; si no sería estimulación al otro u otra) sea distal por razones de seguridad. Hay parejas que se masturban al unísono. Otras no quieren acceder a ello porque consideran que “No es normal”. Es cuestión de valores sexuales y de tabúes tempranos.

7)  ¿La sexualidad audiovisual  es una relación acotada ya que pone en juego solo dos de los cinco sentidos?

En el encuentro sexual virtual predomina el sentido de la vista y del oído (aunque algunas personas son silenciosas para evitar que posibles “hackers” reconozcan su voz). En estas prácticas se pierden el olor y el gusto de partes del cuerpo de la pareja y sobre todo el tacto, incentivo fundamental de la mujer, junto con el oído. En tanto aún hoy muchos varones se estimulan preferentemente a través del sentido de la vista, la mujer lo hace por el oído y el tacto (Véase “El hombre y lo visual. La mujer y lo táctil”, artículo de Isabel Boschi en www.colectivosexologico.com.ar”)

8)  ¿En las relaciones sexuales entran en juego todos nuestros  sentidos?

 Diversas investigaciones demostraron que las feromonas (hormonas sexuales) tienen mayor valor de excitación para muchos mamíferos (perros, gatos, caballos, etc.) que para las personas. Las normas de higiene personal y hogareña transformaron los aromas naturales de los cuerpos humanos y sus excreciones de fuente de excitación sexual en fluidos de contagio bacteriano. Nacieron entonces los desodorantes, perfumes, desinfectantes. Este déficit real del estímulo olfativo por razones culturales se suma a que Internet aún no sabe erotizar las imágenes afrodisíacas.

9)  ¿Qué relación existe entre la pornografía y el sexo virtual?

El sexo virtual se transforma en pornográfico cuando su circulación, producción y consumo busca un rédito económico. “Porné” en griego significa prostituta. ”Grafos” en griego es escribir. “Pornografía” sería producir obras “obscenas”, palabra que quiere decir, lo que está fuera de escena o lo no permitido por las mentes correctas. Se rechaza a la pornógrafa porque produce placer sin fines procreativos, que es la conducta esperable para una mujer en las sociedades tradicionales y también porque le pagan por eso.

10)    ¿Afectará el pudor el hecho de desnudarse ante una cámara más allá de que haya un conocimiento previo de la pareja?

Cada pareja posee un código moral variado que rige lo que se permite y lo que se omite o prohíbe. Para algunos mostrar el cuerpo desnudo puede incrementar la excitación, despertarla o vivirla como una vejación. El pudor lleva a que algunas parejas tengan relaciones sexuales con la luz apagada y a que se conozcan el cuerpo sólo táctilmente, casi nunca visualmente (salvo en el parto o en la ceremonia mortuoria). Tradicionalmente la religión desdeñó el placer corporal de verse y sentirse a favor del placer espiritual no carnal. Hoy, el dualismo mente-cuerpo es inaceptable. Ambos son aspectos de una unidad orgánico-mental-espiritual, componentes irreductibles y democráticos con un valor funcional: todos los órganos trabajan a favor de la supervivencia de cada ser humano. Mostrar el cuerpo es mostrar todos sus otros aspectos personales.                                                                                                

11)  ¿Desde la sexología cuál es la definición más precisa de masturbación?

La masturbación o autoestimulación consiste en tocarse, frotarse, rozarse las zonas erógenas: clítoris, pene, pezones, ano, etc., para excitarse y lograr un orgasmo que es para cada cual, la sensación sexual más intensa posible.

12)  ¿Qué papel juega la imaginación en el acto masturbatorio?

La imaginación suministra los contenidos al acto masturbatorio. Son imágenes que la persona seleccionó, aún sin saberlo, desde sus experiencias placenteras tempranas y a lo largo de su vida, sean esas experiencias reales o imaginarias.

13)  ¿La masturbación puede ser una parafilia?

La masturbación es una conducta sexual normal que existe desde que somos fetos, como se observa en las ecografías de las mujeres embarazadas, en donde observamos la mano del feto masculino o femenino tocando sus propios genitales en un acto reflejo, por placer. La masturbación se extiende a lo largo de la vida, desde el nacimiento, infancia, niñez, adolescencia, juventud, adultez, vejez. Se consideran que son patológicas si son compulsivas, ajenas a la voluntad de la persona, que se le imponen con fuerza y no pueden controlarla. Pueden estar acompañadas con fantasías que se llaman parafílicas si acompañan a una masturbación compulsiva e incontrolable. Esas fantasías parafílicas suelen tener un contenido muchas veces antisocial, sancionado por las normas de una sociedad. Por ejemplo: fantasías de violación, sádicas (gozar haciendo daño a otro) o pedofílicas: tomar a un niño como objeto erótico. Las fantasías no se penalizan. Pero sí se sancionan las acciones que se realizaren bajo su imperativo. Existen terapias cognitivo conductuales para ayudar a que el individuo maneje su conducta y reformule sus fantasías compulsivas. Aclaremos que la masturbación suele ser más frecuente en la adolescencia y siempre que se presenten  cambios hormonales intensos.

14)  ¿Es común la masturbación femenina o es sólo una rareza?

La masturbación femenina cumple con un disparador biológico de búsqueda de placer. Aún hoy la sociedad prejuzga que la masturbación es una conducta sexual exclusiva del varón. Rebatimos este argumento al citar a la comunicadora en sexualidad de los años 60: la norteamericana Shere Hite, quien en su obra “El informe Hite” investigó la masturbación en mujeres desde la infancia hasta la vejez, incluyendo comentarios de las integrantes de estas entrevistas. Muestra cómo la estimulación siempre afecta al clítoris, de manera directa o indirecta, por tracción o frotamiento. El orgasmo consecuente se transita hasta los tejidos vaginales y a veces hasta el cuello del útero.

15)  Las fantasías sexuales que inspiran a las mujeres ¿son similares a las de los hombres?

En los talleres que coordinamos sobre las fantasías sexuales en varones y en mujeres encontramos una percepción fragmentada en las imágenes de los hombres, que veían parte del cuerpo de su pareja femenina, si eran heterosexuales, o masculina en hombres gays. Las fantasías de las mujeres entrevistadas estaban más ligadas al paisaje del amor: playas, luna, arena, espacios suaves, sensaciones de abrazos, caricias. Las lesbianas se imaginaban en relación sexual con su pareja o con otra pareja mujer. Me faltaría chequear las fantasías en gente trans.

16)  ¿Puede darse una pasión tan solo con imágenes  pixeladas?

Hay gente que sólo se excita con el sexo virtual.                                                                          Por razones muy complejas de su biografía personal tienen dificultad en socializar con otras personas, del otro o de su mismo sexo. Se refugian en preferencias sexuales parafílicas, no convencionales, algunas sociales y otras antisociales: imágenes pedofílicas, donde les atraen niños, o sádicas, donde gozan de la violencia, y 40 formas más, legales o ilegales. La preferencia parafílica viene de larga data, es involuntaria, usa estímulos no convencionales para una época. Sus portadores se sienten seguros e incompletos socialmente, con el sexo virtual y tienden a aislarse en sus fantasías. Las imágenes tienen el poder de excitar a algunos cuando se identifican con las imágenes sufrientes o gozosas que produce la pantalla.

17)  ¿Tienen características psicológicas peculiares  los romances virtuales?                                                                           .

Hay parejas virtuales que idealizan sus vínculos distantes, pero no soportan las pruebas de realidad. Cuando se unen presencialmente pueden extrañar la distancia anterior o aprender a negociar la cercanía de sus cuerpos y de sus preferencias sexuales.

18)    ¿El sexo virtual puede ser un riesgo para los que lo practican?

El sexo virtual trae riesgos tanto para adultos como para menores. Los adultos deberían ser prudentes cuando envían por Internet fotos de sus cuerpos (Sexting). No deberían ser identificables por intrusos. Se desalienta en tiempo de pandemia iniciar nuevas relaciones de contacto. Se recomienda actuar con cautela en nuestra aproximación al placer virtual para que no trascienda la verdadera identidad y dé lugar a explotación o bullying (burla). La regla de oro es la exigencia de conocer el contrato de lo que el otro quiere hacer y expresar lo que cada cual quiere para no llevarse sorpresas ante un probable abuso ajeno. Aclarar qué se quiere hacer delante de cámara desde el principio al final con la prohibición de grabar.

 

19)  Entonces, ¿estos juegos virtuales entre menores multiplican los riesgos?

Los menores de edad deben precaverse al usar las cámaras ya que los supuestos nuevos amigos pueden ser  adultos que se hacen pasar por jovencitos (grooming) con  probabilidades de que abusen de ellos a la distancia, que los acosen y amenacen para acceder a verlos desnudos o en posiciones eróticas. Varios de ellos pueden ser pedófilos: los atraen los niños; otros, traficantes internacionales de pornografía de menores, que es un comercio altamente rentable a nivel mundial.

Finalmente, quiero agradecer al Profesor  Alejandro Ferreiro que me haya formulado estas preguntas tan importantes, que debería completar en otra ocasión. Espero que se generen nuevas preguntas porque la curiosidad de la población respecto de la sexualidad humana es un acto  de prevención.

Por mi parte debo decir que una vez más estoy sumamente agradecido a la Licenciada Boschi por su deferencia al mantener una entrevista tan enriquecedora.

 

Alejandro Ferreiro                                  Isabel Boschi                             Profesor de A. Plásticas                      Licenciada en Psicología

Secretario de I.S.D.E.                             UBA mat. Nº 304

Sexóloga Clínica y Educativa

 

Queridos amigos: Felicito a Isabel y Alejandro por hacer lo que hay que hacer: hacer lo que hay que hacer! Y los felicito por hacerlo muy bien. Gracias por compartirlo.

 

Críticas:

  1. a) No sé quién es el Sr. Barletta, y por favor no me desasnen, prefiero ser ignorante y no saberlo. Me parece que nombrarlo dos veces al comienzo de la entrevista lo pone en un lugar de autoridad que no me parece que sea beneficioso atribuírle. Podrían referirse a esa persona diciendo el «funcionario con el cargo tal», o algo por el estilo y aclarando a pié de página de quién se trata.

 

b)La respuesta a la pregunta 7) para mi gusto podría profundizar en que los dispositivos y programas habitualmente en uso hoy en día hacen que se pierda mucho detalle en la imagen, además de la profundidad del campo visual. Esto, agregado a que se suman (y por lo tanto distorsionan) los ruidos ambientales de dos fuentes distintas, implica una fuente de distracciones y un estresante esfuerzo adicional (en parte inconciente) para organizar la percepción y sostener una comunicación  que se basa en infinidad de sutiles señales corporales (como la sincronización de casi imperceptibles alteraciones del ritmo respiratorio, ruidos provocados por partes del cuerpo que no están siendo enfocadas -ej:tamborileo de dedos, fricción piel, etc.)

Esta ampliación a la respuesta 7) llevaría a poder comentar los detalles que afectan la respuesta a la pregunta 16), lo que me parece muy importante ya que tanto en la ciencia como en el sexo la verdad está en los detalles.

 

Si me permito estos comentarios es porque solicitan nuestras opiniones, pero no olviden que «lo mejor es enemigo de lo bueno» y que la entrevista, así como está, está muy buena.

Cálidamente

Marcelo Aptekmann <aptekmannmarcelo@yahoo.com>

 

Hola Isabel buenos días!, muy buena la nota! Abre mucho los ojos y fundamentalmente educa. Si te parece bien , enviare una pequeña reflexión sobre el tema para que también lo compartamos. beso enorme para todes y un saludo especial para Osvaldo en su cumpleaños!

  Ing Eduardo Peluso
Email:eduardopeluso@gmail.com
              Cel:1550997300
Lic.  Antropologia (UBA)