LA MEMORIA Y EL OLVIDO

Por el Ingeniero Eduardo Peluso .Antropólogo. Sexólogo educativo. Miembro de la Fundación Isabel Boschi

El olvido es necesario para la sociedad y para el individuo. Hay que saber olvidar para saborear el gusto del presente, del instante y de la espera, pero la propia memoria necesita también el olvido: hay que olvidar el pasado reciente para recobrar el pasado remoto. La memoria y el olvido son sin lugar a dudas compañeros en el tiempo vivido, y tanto uno como el otro se relacionan                                        estrechamente con nuestra forma de comunicarnos, por lo cual, el lenguaje oral y escrito ha tenido y sigue teniendo una influencia fundamental  sobre ambos dispositivos de nuestra naturaleza cultural.

Para nuestros grupos originarios, en tiempos en que  el lenguaje escrito no era opción, la transmisión oral de las formas culturales y normas sociales, obligaba a sus integrantes a utilizar la memoria individual, pero mucho más la memoria colectiva con el fin de que no se pierdan las tradiciones, mitos y rituales a través de las generaciones.

En estas sociedades lo más importante era el grupo, siendo el individuo el elemento que posibilitaba la continuidad de las normas grupales no escritas y su control o cumplimiento

Estas normas sociales, al no existir la escritura se podrían haber olvidado, sin embargo, recordarlas mediante historias que se trasformaban  en mitos, y su representación a través de los rituales, cuya una de las características es la repetición cíclica, forzaban una memoria colectiva, que aunque dinámicamente cambiante, mantenía una naturalización de la vida en sociedad, donde en la mayoría de los casos la continuidad entre la vida y la muerte colaboraba en fortalecer al grupo.

Occidente, el estado,  y sus instituciones, cambiaron el centro del sistema, pasando a ser el individuo (átomo en griego)que  significa sin división, el fundamento de la sociedad, y el lenguaje el dispositivo social que permitiría al poder (que ahora pasaría del grupo a un poderoso), dejar leyes y normas transformadas en la educación del pueblo, al cual le darían la visión y división necesarias para la continuidad de ese poder.

Hay un mito griego, donde un mago llego a Tebas a hacerle un regalo a su rey, el cual se caracterizaba por ser muy astuto

El mago le ofreció regalarle la escritura con el pretexto que haría que su pueblo recuerde todas sus obras…. ante lo que el Rey, quien además de astuto era calculador, le pidió un día para pensarlo…

Al otro día llego el mago esperando el acuerdo del rey, sin embargo, ante el asombro del mago le recibió diciendo:

.-le agradezco el regalo pero no lo quiero, y además si no se marcha inmediatamente lo hare matar……El Mago cuestiono porque esa reacción…..

-Porque su majestad no acepta este regalo tan increíble???

, ante lo que el rey respondió….

-Mi querido mago, usted me quiere regalar algo que según su mirada daría beneficios a mi corte ya que el pueblo no podría olvidar para nada de mis hazañas………..sin embargo, lo que podría ser un remedio para el olvido, pasaría a  ser un veneno para la memoria…….. Ya que la memoria es un juego entre el pasado y el presente, y donde los recuerdos se van transformando y algunos eliminando inconscientemente, para el solo fin de seguir viviendo

Un antropólogo amigo dice que la  relación entre el olvido y la memoria trabajando sobre los recuerdos debe realizarse de igual forma que ciertas plantas deben eliminarse rápidamente para ayudar al resto a desarrollarse, a transformarse, a florecer.

Recordar y olvidar es hacer una labor del jardinero, seleccionar, podar….y aunque en muchos casos puede dar la sensación de inconsciente, los grupos sociales fueron marcando cuales son los yuyos maliciosos y cuáles son las flores a cultivar.

Esa es la fuerza de los grupos sociales y lo que no debemos abandonar, a pesar que haya otras fuerzas que refuercen el individualismo

Los grupos utilizaron siempre los rituales para generar un pasaje que resultaba en el fondo una muerte y un nacimiento, y donde los participantes reforzaban cada vez su posibilidad de un renacer a una nueva vida marcada por un mito que ayudaba a la sociedad a dar un sentido de pertenencia y de posibilidad de m cambio

Les propongo que fortalezcan  este grupo que tienen armado, y  lo consideren como esa posibilidad ritual que les permitirá salir de cierto estado perjudicial, podando recuerdos o fertilizando olvidos

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.