Cuestión de marcas.

Hola, ¿Qué tal Julián, cómo te va?

Hola, bien Santi… ¿Otra vez te toco venir a vos a la salida? Sentate que falta un rato, ¿qué tomas?

Pido un cortado y te cuento; eso sí, no me cargues más que a vos también te engancharon.

Lo que pasa que La Flaca hoy tenía una entrevista importante.

La mía tenía que verse con sus hermanos por la herencia.

¡Estas minas como nos pasan!

Decí que yo laburo en informática y puedo largar un rato.

Yo en la empresa tengo libertad para acomodar horarios; lo mío es hacer trámites.

Pero hablemos de lo importante… ¿te decidiste?

Si, al principio dudada entre el AUDI y el BMW, hablamos con mi mujer y nos decidimos por el BMW. Aunque ella no sabe nada de esas cosas, les gusto el corlo y listo. No sé… A mí es como que la marca me diera cierta confianza.

Yo también me decidí, pero por la Ferrari… Qué querés, soy fana de la marca desde chico. Vos sabes que fui a comprarla y no tenia en stock, pero me prometieron que para este fin de semana me la consiguen y en el rojo original. Ojo, eso sí, pero pago cash. Pero seguro que a Mauro le va a encantar la que le elegí yo.

¿Sabes? Por suerte el BMW lo conseguí financiado, si no, no llegábamos.

Oh, mira quién viene, Romina.

Hola gente, ¿cómo están? No saben que problema para estacionar el Clío.

Hola Romi.

Sí, lo sabemos, por aquí es imposible con tantos coches.

Qué tal Romina, estas agitada, tomate algo.

Gracias Santi. Si no da el tiempo, un agua mineral. ¿Saben que mi Agustina también se engancho con lo del auto?

¿La tuya también?… Se ve que entre ellos se puso de moda.

Sí, la culpa la tienen “los Casariego”, que desde que le regalaron a Nahuel “el Mercedes como el de papá” anda volviendo por todas partes volviéndolo loco a nuestro hijos. Pero mi marido ya lo resolvió, me dijo “si Agustina quiere uno, tendrá el mejor”.

Contános, ¿cuál eligió?

Él se encapricho con el Lamborghini, es el más caro pero Gustavo es así, quiso tener uno más costoso que “los Casariego”. Todavía no sé cómo lo vamos a pagar.

¿Pero Agustina les pidió un Lamborghini?

¡Nooo! ¿cómo se te ocurre? A ella le daba lo mismo ese u otro. Son cosas del padre. ¿Acaso Ramirito te pidió un BMW?

No específicamente, pero le gustaba; en realidad Ramiro quería un auto como el de Nahuel para andar por ahí, pero nosotros optamos por el BMW para diferenciarnos del de “los Casariego”.

Menos mal que eligieron esa marca, así nuestros hijos manejan todos modelos diferentes.

Les digo que yo no estoy convencida con estas cosas, para mí son peligrosos, tengo miedo que Agus se accidente.

No te preocupes, son re seguros.

¿Te parece Julián? Y vos Santi, ¿qué decís?

Quédate tranqui, no pasa nada; Los interiores de los autos vienen preparados para que no se lastimen, hasta los cinturones de seguridad son de primera.

A mí me preocupan un poco los repuestos, como son importados, si se te rompe la butaca o una rueda ¿qué haces?

Mira Julián, lo más complicado de conseguir son las baterías, pero averigüé y está garantizada su reposición, por lo demás ni te preocupes, hay de todo.

¡Uy vamos, es la hora! Miren ya se armó el tumulto en la puerta.

Paguemos y crucemos pronto, ya pasaron los de preescolar.

Hay salen los de salita de cuatro, son nuestros chicos… Hasta luego… Nos vemos el lunes.

Adiós papis. Buen “finde”, que a los chicos les gusten los regalos.

Adió Romi… Ojala se entretengan con los autitos.

Chau, pásenlo bien, que todos disfrutemos del día del niño.

 

Alejandro Ferreiro.