Aborto, su legalización

Realmente me resulta una  palabra desagradable, y en ese sentido uno podría cuestionarse  si el sonido que resulta al pronunciar ABORTO, fue premeditado por quienes en sus orígenes manejaban la lengua o el hecho en sí le da ese carácter desagradable.

Ahora bien, en muchas sociedades originarias, la interrupción del nacimiento fue recomendado, o por el contrario condenado, tanto por razones prácticas, como control poblacional; políticas, como invasiones; o rituales, como temor  a una condena por parte de los dioses.

En nuestra sociedad occidental, el poder de la Iglesia Católica ha sido, e increíblemente sigue siendo, un referente de poder importantísimo a la hora de decisiones sobre la legalidad del aborto.

Nietzsche escribió :, “Dios ha muerto pero sus sombras siguen presentes…”, y creo que esas sombras están obscureciendo las miradas a un nivel tal que es complejo llegar a un acuerdo, porque esas sombras definen a la verdad como única , por lo cual ,si unos la tienen , los que no están de ese lado , serán mentirosos o enemigos.

La diversidad junto con la libertad, es de lo más importante que tenemos los seres humanos, y dentro de esas libertades que disponemos, el uso del cuerpo de cada uno debe ser decisión propia.

El cuerpo de la mujer que decide abortar, en cualquier sociedad que uno quiera analizar, padece sufrimiento, al igual generalmente, que su emocionalidad, por lo cual, me cuestiono si hay alguien que pueda estar festejando el aborto.

Sin embargo, mientras no haya una educación sexual profunda que le dé a la mujer un conocimiento sobre su cuerpo y como sentir placer sin culpa, y al hombre, como el amor es una práctica con uno mismo y con el otro, ejerciendo la responsabilidad, va a ser muy difícil que los abortos provocados, haya o no legislación, se vean disminuidos.

Alguien dijo alguna vez, si los hombres parieran, seguramente el aborto sería legal….

¿Hay alguna duda que en la sociedad falo céntrico que tenemos, las mujeres valieron menos que los varones? Hay miles de mujeres que mueren anualmente por abortos mal realizados, sin contar suicidios, o violencia masculina por no querer abortar por parte de la mujer.

Muchas sociedades cercanas han legalizado el aborto y por ello las mujeres no fueron masivamente a abortar,  por el contrario, las  muertes por dichas causa  disminuyeron drásticamente.

Creo que la mujer debe ser quien decida responsablemente sobre su cuerpo y sobre  su futuro.

 El aborto es una práctica tan antigua como complejo su abordaje.

No es tan solo la eliminación de una posible vida humana, y lo que ello significa, sino que abarca la vida de la madre y de los que la rodean, con toda la complejidad que solamente es capaz de crear  el ser humano en sociedad.

Concluyo que estoy totalmente a favor de despenalizar el aborto, pero con esa misma fuerza, exijo educación en general y educación sexual en particular, incluso, aceptando otras miradas y otras creencias.

Sería muy importante que las instituciones nacionales, provinciales, municipales citen a equipos como el nuestro a debatir el tema, pero creo también, que nosotros como Fundación que se ocupa de la sexualidad, sigamos golpeando puertas, posiblemente no se abran totalmente pero el sonido del golpe se transmite hacia el otro lado, y eso también es comunicación.

 Besos

  Ing Eduardo Peluso
Email:eduardopeluso@gmail.com
              Cel:1550997300
Lic.  Antropologia (UBA)