No abandones la marcha

minotauroNo abandones la marcha,

sin medir lo difícil de los sueños.

Son muy pocos los que arriman su universo

y con lo que hay a mano hacen co-dueños

o socios en la utopía de encontrar tersos,

rasgos de querubines dulces, pequeños

en el sórdido mundo de los perversos.

 

Algo de lo que ,genio, plasmara Borges

cuando imagina ruin al héroe Teseo

endiosado por Creta, quien mata al pobre

Minotauro amo del centro del laberinto

año a año devora doncellas del noble Egeo

y  le cuenta a su amada que el monstruo odiado

no defendió su vida, como si fuera

al fin librado de su precinto

al que los dioses locos, lo habían atado.

 

Quien sino Ustedes se ponen del lado del chacal

imaginando los lacerados orígenes de su mal

quien enfrentará a la turba, alta la frente

sino uno de aquellos que reúnen gente

a disfrutar lo bello, blando y brillante

que en los dientes del perro vio el Caminante.  (Juan King; 7/1/17)