Hecha le Ley… que Dios se lo pague

rabiSegún las leyes sobre educación sexual vigentes hoy en día en la argentina es obligatorio para toda institución que forme docentes impartir la materia “Educación Sexual Integral” como parte de la currícula, ya que se entiende que en principio nadie debería considerarse capacitado para dar educación sexual sin dedicarle a la misma un tiempo de formación y aprendizaje en clase, destinado a superar los prejuicios personales de los futuros educadores, así como pulir sus actitudes y reacciones personales ante las diferentes sexualidades de los alumnos. Sin embargo, hasta la fecha, tanto el seminario rabínico latinoamericano, como el ISEDET (instituto superior evangélico de estudios teológicos) de los protestantes y la formación de los teólogos católicos en la UCA no incluyen esta materia en la currícula. No pudimos obtener información sobre cuál es la situación en la formación de los clérigos islámicos. Claro que la ley atañe a los educadores (maestros, profesores) y no especifica que entre ellos deberían también incluirse los referentes para la formación de la moral sexual de las futuras generaciones de educandos, con lo que las dignas instituciones educativas arriba mencionadas posiblemente no estén incursas en faltar a la ley -hasta que un juez así lo dictamine-. Sin embargo se puede decir que al no atreverse a ponerse al día en la educación sexual de los referentes espirituales, de hecho defienden dogmáticamente la moral sexual tradicionalista que la ley pretende cuestionar en tanto ofende los derechos civiles y sexuales de toda la población. El problema que esta situación genera tiende a agravarse a medida que crece el caudal de alumnos de escuelas confesionales.