Comienza otra nueva temporada en Egipto.

En Junio/Julio empiezan los días mas calurosos en el Norte de Africa, y por lo tanto también llegan las largas vacaciones de verano. Es al comienzo de esta temporada, que la mayoría de las egipcias que son madres de nenas de 9 a 10 años, van a darles a sus hijas –que no saben nada de lo que les espera- algo para primero anestesiarlas, luego atarlas para que no puedan moverse, y finalmente presenciar cómo alguien les practica la ablación EGIPTOparcial o total de la cabeza del clítoris a las niñas. En Egipto muchos dicen que es por el bien de las menores, que de este modo se evitará que se vuelvan díscolas al llegar a la adolescencia y que entonces así tendrán mas probabilidades de llegar a ser esposas sumisas y buenas madres, es decir que se lo hacen para ayudarlas a que tengan una vida feliz. Aproximadamente 92% de las mujeres egipcias de mas de 11 años ya han pasado por esa experiencia traumática, y muchas de ellas quedan con severas secuelas psicológicas de por vida. La estadística no tiene en cuenta a las que fallecen por infecciones u otras consecuencias de la intervención que por lo general se hace en el ámbito doméstico y sin suficientes cuidados de asepsia. Aunque las leyes egipcias prohíben tales mutilaciones,  padres, médicos y abogados apoyan el apego a la tradición, y es por eso que las madres suelen elegir estos días, con la complicidad de todo el entorno familiar y vecinal,  porque durante las vacaciones las nenas podrán reponerse lo suficiente como para no despertar sospechas para cuando vuelvan a la escuela.