La neurociencia de la vagina, una revolución informativa

vagina

(tomar delicadamente la imagen, y no sucumbirse en ella no con motivo de excitación, sino como simple transmisor de la idea. Aquí radica la diferencia abismal entre un punto y otro, entre un sistema y otro, entre una mujer y la otra.)

La escritora Naomi Wolf, en su nuevo libro Vagina: A New Biography [La vagina: una nueva biografía] revela información científica que cambia el concepto que la mayoría de nosotros (tanto hombres como mujeres) tenemos sobre este órgano. De hecho, la vagina deja de ser meramente un “órgano sexual” y se revela como un sistema en sí mismo.
“Pocos de nosotros sabemos que cuando una mujer tiene un orgasmo –e incluso antes de eso, cuando se siente empoderada para pensar en sexo placentero, anticiparlo, concentrarse en cómo conseguirlo, y se siente en control y en conocimiento suficiente de su cuerpo para saber que probablemente puede alcanzar un orgasmo durante el sexo—su cerebro recibe un descargue del neurotransmisor dopamina. Y luego, en el orgasmo, también se liberan opioides y oxcitocina. Esta experiencia no solo da placer, un hecho que es bien sabido; también genera estados de conciencia específicos”, escribe Wolf.
La dopamina, a la que Wolf llama “el máximo neurotransmisor feminista”, genera motivación y orientación hacia objetivos;confianza en tu propio juicio y, lo más notable de todo, confianza (análogo a lo que produce la cocaína pero sin sus obvias repercusiones). Los opioides le dan al cerebro la sensación de éxtasis y trascendencia; y, finalmente, la oxcitocina crea una sensación de intimidad, empatía y cuidado.
Con todo esto, y dado el “baño químico” que implica la sexualidad femenina, se puede decir que la vagina no es sólo un órgano sexual, sino un mediador poderoso de la confianza femenina, la creatividad y la conciencia que se tiene de las conexiones entre las cosas.
Wolf explica, además, cómo reaccionan las vaginas ante las violaciones (violentas o no violentas), y ante la estimulación de distintos puntos de placer. De esto último agrega, con base en estudios neurocientíficos, que no es que la mujer tenga múltiples puntos orgásmicos, sino que es uno sólo que se ramifica como un manojo de nervios que brotan de una misma mente. Es por eso que estimular dos puntos a la vez llega a ser tan explosivo.
La información en su libro es, al menos, transformadora: el hecho de saber que tan profundamente afecta la vagina a la conciencia femenina, a su autonomía y a su toma de decisiones es ya un parte aguas en la información. La pregunta es: ¿por qué hasta ahora se había guardado silencio científico al respecto?

Conclusiones de mi parte: ¿Es por algún motivo la mujer propensa al desarrollo? ¿A una especie de superación futura? A mi parecer, la mujer posee un beneficioso órgano que le permite desarrollarse en diferentes campos, pero resulta paradójico que por el mismo órgano, pueda llegar a destruirse y ocasionar un caos existencial. Por ello, muchachos de la buen actuar carnal, aprender la adecuada manera de estimulación, y por sobre todo, el manejo y la discreción, del aparato fonador, ¡qué digo! de su órgano cósmico. Digo yo que de ahí proviene mucho de los misterios que al ser humano, y sobre todo al hombre, le perturba desde hace siglos. O hemos intentado socavar el espacio de las féminas, o hemos olvidado su valor primigenio.
Salud.