LA CORTADA(2)

Yo recuerdo esa calle, esa cortada,

bajo  el sol impiadoso, adormecida;

calle

dádiva del azar, pero escondida,

inerme bajo el cielo y olvidada.

 

Yo era niño y entre por tu calzada

de adoquines ardientes, sumergida;

una quietud solar toco mi vida,

como vos, silenciosa y extraviada.

 

Por antigua tu luz no es menos cierta:

añoro tu fulgor, calle desierta,

tu mediodía  inmóvil, sin olvido.

 

Soy otra vez  el niño que camina,

y vos aquella luz que no termina,

mi patria oculta, mi rincón dormido.

 

tms( junio 8, 2013)