Misión

DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS SEXUALES
Declaración aprobada por la Asamblea General de la Asociación Mundial de Sexología, WAS, el 26 de agosto de 1999, en el 14° Congreso Mundial de Sexología, Hong Kong.
La sexualidad es una parte integral de la personalidad de todo ser humano. Su desarrollo pleno depende de la satisfacción de las necesidades humanas básicas como el deseo de contacto, intimidad, expresión emocional, placer, ternura y amor.
La sexualidad es construida a través de la interacción entre el individuo y las estructuras sociales. El desarrollo pleno de la sexualidad es esencial para el bienestar individual, interpersonal y social.
Los derechos sexuales son derechos humanos universales basados en la libertad inherente, dignidad e igualdad para todos los seres humanos. Dado que la salud es mi derecho humano fundamental, la salud sexual debe ser un derecho humano básico.
Para asegurarnos que los seres humanos de las sociedades desarrollen una sexualidad saludable, los derechos sexuales siguientes deben ser reconocidos, promovidos, respetados ydefendidos por todas las sociedades de todas las maneras. La salud sexual es el resultado de un ambiente que reconoce, respeta y ejerce estos derechos sexuales:
El Derecho a la Libertad Sexual: La libertad sexual abarca la posibilidad de los individuos de expresar su potencial sexual. Sin embargo, esto excluye todas las formas de coerción sexual, explotación y abuso en cualquier tiempo y situaciones de la vida.
El Derecho a la Autonomía Sexual, Integridad Sexual y Seguridad del Cuerpo Sexual: Este Derecho involucra la habilidad de tomar decisiones autónomas sobre la vida sexual de uno dentro de un contexto de la propia ética personal y social. También incluye el control y el placer de nuestros cuerpos libres de tortura, mutilación y violencia de cualquier tipo.
El Derecho a la Privacidad Sexual: Este involucra el derecho a tomar decisiones individuales y conductas sobre la intimidad siempre que ellas no interfieran en los derechos sexuales de otros.
El Derecho a la Equidad Sexual: Este derecho se refiere a la oposición a todas las formas de discriminación, independientemente del sexo, género, orientación sexual, edad, raza, clase social, religión o invalidez física o emocional.
El Derecho al Placer Sexual: El placer sexual incluyendo el autoerotismo, es una fuente de bienestar fisico, psicológico, intelectual y espiritual.
El Derecho a la Expresión Sexual Emocional: La expresión sexual es más que el placer erótico en los actos sexuales. Cada individuo tiene derecho a expresar su sexualidad a través de la comunicación, el contacto, la expresión emocional y el amor.
El Derecho a la Libre Asociación Sexual: Significa la posibilidad de casarse o no, de divorciarse y de establecer otros tipos de asociaciones sexuales.
El Derecho a Hacer Opciones Reproductivas, Libres y Responsables: Esto abarca el Derecho para decidir sobre tener niños o no, el número y el tiempo’ entre cada uno, y el derecho al acceso a los métodos de regulación de la fertilidad.
El Derecho a información Basada en el Conocimiento Científico: La información sexual debe ser generada a través de un proceso Científico y ético y difundido en formas apropiadas en todos los niveles sociales.
El Derecho a la Educación Sexual Comprensiva: Este es un proceso que dura toda la vida, desde el nacimiento y debería involucrar a todas las instituciones sociales.
El Derecho al Cuidado de la Salud Sexual: El cuidado de la salud sexual debe estar disponible para la prevención y el tratamiento de todos los problemas, preocupaciones y desórdenes sexuales.
LOS DERECHOS SEXUALES SON DERECHOS HUMANOS FUNDAMENTALES Y UNIVERSALES

 

 

Colectivo Sexológico:

Colectivo: adjetivo. Perteneciente o relativo a cualquier agrupación de individuos. Que recoge o reúne. Hecho por varios. . Esto es lo que dice el diccionario de la palabra “colectivo”. Si bien de estas definiciones, algo o mucho, tiene que ver con nuestra propuesta, cualquiera que habite nuestro suelo, sabe que nos estamos refiriendo al medio de transporte criollo por “excelencia”…
Si. Ese al que siempre hay que esperar. Al que es muy difícil subir y del que es muy difícil bajar, (sobre todo donde deseamos hacerlo). Y que tiene la virtud de ponernos en estrecho contacto con nuestros conciudadanos y sus humores.

A través del tiempo este medio de incomunicación ha ido evolucionando desde aquellos taxis compartidos, que le dieron nombre, a estos gigantes de piso bajo que “prepotean” por nuestras urbes haciendo gala de su impunidad territorial.
Pero no es a estos contenedores de malestar con ruedas a los que deseamos parecemos.
Nuestro colectivo sexológico no vuela, pero trepa.
Trata de ser como aquellos “bondis” provincianos de nuestras sendas andinas, que, poniendo “pata y fe” en la huella, encaran los caminos de cornisa, esquivando precipicios, codeándose con los cóndores pero lejos de las comadrejas. “Cascajos”, que no se detienen por cualquier minucia; empujan y empujan para arriba. Pero eso sí, estén seguros, que no han de dejar a ningún necesitado “de a pié” al costado del camino.

Ese es nuestro paradigma y nuestra meta, recorrer por estos caminos “cibernéticos” los vastos campos de la sexualidad tratando de llevar a la gente a un mejor destino, compartiendo lo que sabemos y aprendiendo de sus saberes.

Es probable que a veces, en nuestro deambular por la sexología, nos pintemos de naranja, y partamos junto a infantes y jardineras a algún viaje de exploración por estos temas.

Otras veces, cargados de púberes y adolescentes, recorramos junto a ellos, los sinuosos senderos por donde nos lleve su curiosidad.

Seguramente también demandarán nuestro “servicio público”, algún grupo de docentes empantanados por la copiosa lluvia de planes y proyectos de “educación sexual” con que los inundan las autoridades educativas de turno.

Quizás tendremos que ir en auxilio de padres indecisos perdidos entre hijos demandantes y prejuicios heredados.

Sin duda en nuestro andar nos encontraremos pidiendo ayuda a personas en busca de su identidad de género que desean que se los aproxime a un destino sin tanta discriminación. A ellos tampoco los vamos a dejar en el camino.

Y ¿Por qué no?.. Seremos el vehículo que conduzca a pasajeros de la tercera edad, a placenteras incursiones por las sendas de una renovada sexualidad. Para ellos nuestro lema es: “siga participando”.
¿Qué te parece? Si te interesa la propuesta y te gusta el compromiso; subite al “bondi” que hay lugar para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*