La Incógnita

 

Que pregunta difícil, mi estimada

la que dejas latente tras tu esquela

Vuelve en esta su sombra y me desvela

ella siempre me acecha agazapada

Me asaltó mi niñez desorientada

Me inhibió de joven su secuela

Me perturba el amor, me desconsuela

y me roba certezas, despiadada

Sin embargo rescato como intento

evitarme la vida desbocada

pero ello no alivia su tormento

Perturbar la vivencia atesorada

sólo ella lo logra en un momento

Es la Duda, sin duda, mi estimada

No preguntes por qué

Ocultó la distante serranía

Un encuentro casual premeditado

ese instante fugaz tan anhelado

en busca de remota fantasía

Eran dos gestando la armonía

del ensueño en común tan acallado

el logro del deseo consumado

Y que el terco destino lo impedía

Entre dos tan distintos y distantes

al cruzarse en un codo del camino

se dio mutua atracción sin atenuantes

Optaron por burlarse de su sino

rindiéndose al placer de los amantes

jugaron su pasión en clandestino

 

Alejandro Ferreiro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*